Mes: noviembre 2016

Taller de Chi Kung

Posted on Actualizado enn

El objetivo de esta serie de talleres, es el de dar a conocer uno de los artes de sanación dentro de la Medicina Tradicional China, que va mas allá de un hacer terapéutico, siendo su objetivo la prevención y armonización de las energías de cada persona para mantener su estado de salud.

Su realización se lleva a cabo mediante el movimiento del cuerpo de forma simple y accesible a cualquier edad o estado físico. Lo que lo diferencia de la gimnasia convencional es que estos ejercicios están acompañados de la respiración y de la intención.

En este último punto, “la intención”,  lo que  hacemos es ayudar a focalizar la mente, para desarrollar la concentración, a la vez que se profundiza acerca de lo que se trabaje en cada ejercicio. Por ejemplo el Qi Gong de “El Árbol”, permitirá además del fortalecimiento de las piernas y el tronco, trabajar acerca de nuestro contacto con el mundo de lo concreto, tanto a nivel mental como emocional. Por ello, la práctica del Qi Gong Li, permite el desarrollo de los tres planos que se contemplan bajo el prisma de la Tradición Oriental: el plano del pensar, el del sentir y el del hacer.

Aunque son innumerables la cantidad de tipos de Qi Gong Li, al lo largo de cinco talleres mostraremos diversos estilos; de tal forma que el participante adquiera un conocimiento general de que es el Qi Gong (Chi Kung); Y a la vez que se puedan aprender ejercicios concretos para incorporarlos en el día a día.

Los temas a tratar entre otros son:

  1. Quietud, principio de todo movimiento
  2. Entre el Cielo y la Tierra;
  3. Dar, recibir y dejar pasar;
  4. Tian, el viaje del Hombre Estelar;

En principio estos talleres están dirigidos al profesorado, pero también están abiertos a quienes les pudiera interesar.

Intercambio de Wawas

Posted on Actualizado enn

Es una actividad qué hacemos en Urpichallay cada año: Para cerrar el ciclo con la Red AMIRA nos encontramos para intercambiar wawas y compartir experiencias cuales hemos vivido durante los días festivos.

Nos sentimos orgullosos de la cultura de los Andes, de recibir a las almas de nuestros fallecidos que nos visitan durante el dos y el tres de noviembre. Para ésto nos preparamos haciendo los panes, los días 31 y primero de noviembre. Dónde preparamos las comidas que más les gustaban a nuestros difuntos y hacemos la mesa, el famoso churaquí. Además participamos en la misa y visitamos a los cementerios, llevándole flores, la cruz y el agua bendita (que es para calmar la sed de los difuntos). Para los hombres llevamos un poco de coquita y alcohol para las personas que trabajaban en el campo. Para las mujeres llevamos flores y velas.

Es un tiempo de compartir con la familia y el respeto a nuestras tradiciones, donde se fortalece la unión de la familia.

En éste sentido también compartimos con la familia de maestros de Urpichallay de la Red AMIRA.